bitacora
ESPACIO PARA PUBLICIDAD
 
 

Palestina-Israel: Todos estamos ya bajo “un estado”

imagen

Por Noam Sheizaf (*)

El argumento ideológico sobre el futuro de Israel-Palestina oculta el hecho de que, durante la última década, hemos estado viviendo en realidad bajo un solo estado.

Pocos días antes de las segundas elecciones israelíes de 2019, el primer ministro Benjamin Netanyahu anunció una conferencia de prensa especial. La expectación era alta: ¿Estaba el primer ministro a punto de renunciar para luchar contra los cargos penales presentados contra él en los tribunales? ¿Anunciaría el muy publicitado pacto de defensa mutua con los Estados Unidos? Los ayudantes de Bibi señalaron que tenía algo aún más importante que tratar.

La revelación se produjo el 10 de septiembre: esa noche, Netanyahu prometió anexar ??el Valle del Jordán, en el interior de los Territorios Ocupados, a Israel. Pronunció su discurso junto a un gran mapa del este de Cisjordania, y ocasionalmente hacía gestos con un puntero.

"El Valle", como se le conoce en Israel, es la región menos poblada de Cisjordania. Consiste en una ciudad palestina, Jericó, y numerosas comunidades más pequeñas. También es el hogar de varios pequeños asentamientos no ideológicos. Pero según la mayoría de los mapas, el valle del Jordán representa entre un cuarto y un tercio de Cisjordania. En el pasado, por lo tanto, un anuncio sobre la futura anexión habría causado una tormenta política en Israel, ya que habría pronunciado la sentencia de muerte de la solución de dos estados, el final de la ocupación "temporal" y el comienzo de una nueva era en el conflicto. Para muchos, habría significado el fin de la democracia israelí.

No hoy, sin embargo. Las palabras de Netanyahu se encontraron con un bostezo colectivo. Lo mismo sucedió varios meses después, cuando el primer ministro intentó emplazar a sus principales adversarios, el Partido Azul y Blanco de Benny Gantz, a unirse a él para apoyar la anexión. A nadie le importó.

Parte de la razón de la inexistente respuesta es que tales declaraciones, hechas en la noche de las encuestas finales, siempre se toman con un grano de sal. Pero hay algo más en juego aquí: desde hace algún tiempo, Israel ha tratado a Cisjordania como propia (y especialmente al 60 por ciento del territorio ocupado sobre el cual la Autoridad Palestina no tiene poder). Anexarlo sería solo dar formalidad legal a una situación a la que todos se han acostumbrado durante mucho tiempo.

En la práctica, Israel ya se ha anexionado Cisjordania. Tiene el monopolio sobre el uso de la violencia en el territorio, sobre su espacio aéreo, sobre quién entra y sale, sobre su moneda y sobre el registro de la población. Israel extrae recursos naturales y arroja su basura allí. Construye asentamientos para judíos y rechaza cualquier autoridad legal que no sea la suya.

Estos factores fueron cementados en la década anterior. Los intentos de cuestionarlos, a través del proceso diplomático o las protestas populares, fracasaron. Israel también ha tenido éxito en contener la violencia. El viejo axioma de que "el statu quo es insostenible" ha demostrado ser erróneo.

Según otro axioma, Israel no puede ser un ocupante y un estado democrático al mismo tiempo. Necesita renunciar a uno de los dos: democracia o territorio. Esto también se demostró equivocado. El mundo reconoce a Israel como una democracia y como un miembro legítimo del mundo occidental (donde algunas críticas a Israel y al sionismo incluso están siendo prohibidas). Los propios israelíes creen que viven en una democracia, y cuando no lo hacen, la razón tiene que ver con la corrupción, la falta de buen gobierno, el poder judicial o los casos legales de Netanyahu. Casi nadie lo atribuye al hecho de que el 40 por ciento de la población bajo el dominio israelí está privada de derechos civiles básicos o de representación política.

Para el observador exterior, pareciera que la última década ha cambiado muy poco el conflicto. Pero la verdad es que ocurrió algo muy importante. Esta fue la década de la solución de un estado. El argumento ideológico entre uno y dos estados, que continúa hasta el día de hoy, oculta el hecho de que, en la práctica, todos vivimos bajo uno. Otras ideas son completamente hipotéticas.

La democracia israelí consiste en una estructura permanente compuesta por dos sistemas de gobierno: uno para los ciudadanos israelíes (incluidos los ciudadanos palestinos de Israel) y otro sistema autoritario para los no-ciudadanos palestinos. La gente discute si esto es el resultado de un plan desde el comienzo o el resultado de una coincidencia histórica. Independientemente de la respuesta, no cabe duda de la existencia y la sorprendente capacidad de resistencia de este modelo.

La ocupación ha durado casi 53 años. La Autoridad Palestina nació hace 25 años. La edad media en Israel es un poco menor de 30 años; en Gaza es menor de 20. En otras palabras, esta es la única realidad que la mayoría de los israelíes y palestinos conocen: la realidad de un solo estado.

***

Creo que el secreto del largo periodo de gobierno de Netanyahu como primer ministro, el más largo en la historia de Israel, ha sido su capacidad para promover el status quo como la solución preferida al conflicto. Como he argumentado anteriormente, el status quo es la opción menos mala en lo que respecta a los israelíes, ya que no requiere que pasen por el doloroso proceso de hacer concesiones territoriales o hacer los cambios mucho más dramáticos que un solo estado democrático implicaría. Israel podría permanecer relativamente seguro y próspero mientras mantiene a la mayoría de la población palestina bajo una dictadura militar. (1)


Netanyahu, y luego otros en la derecha israelí, entendieron que cuando el mundo condenó la ocupación, los amenazaba con un arma descargada. Nadie en los Estados Unidos o la Unión Europea, y mucho menos en otros países, estaba interesado en invertir el tipo de recursos necesarios para expulsar a Israel de Cisjordania y establecer un estado palestino independiente.

Después de la Primavera Árabe, cuando la estabilidad y la seguridad regionales se convirtieron en la principal preocupación de todos, cualquier incentivo que quedara para llevar a cabo cambios dramáticos se evaporó, y el mundo estaba más que dispuesto a ayudar a mantener el status quo. Lo hizo financiando a la Autoridad Palestina; entrenando a sus fuerzas de seguridad; permitiendo e incluso manteniendo el bloqueo en Gaza y las operaciones militares que han acompañado el asedio; (2) y sacando las iniciativas diplomáticas de las instituciones internacionales como la ONU y situarlas en el ámbito vigilado de las administraciones estadounidenses. Aquellos que están indignados por la forma en que el presidente Trump ha reconocido la anexión israelí solo pueden culparse a sí mismos por permitir que Estados Unidos monopolice el conflicto en primer lugar.

***

Mirando hacia atrás, me sorprende lo lentos que fueron muchos progresistas, incluido yo mismo, a la hora de reconocer estas tendencias. Debido a que la ocupación era una aberración en el sistema internacional de soberanía y ciudadanía (incluso los gobiernos autoritarios no mantienen a cerca de la mitad de su población nativa como "no ciudadanos" bajo la ley marcial), estaba seguro de que Israel terminaría con la ocupación por sí mismo o quedaría aislado y se vería forzado a terminar con ella. Incluso antes de la Primavera Árabe, subestimé las fuerzas que mantenían el status quo. Tomé las declaraciones de los funcionarios extranjeros al pie de la letra en lugar de lo que eran: una forma de burlarse de ideas muertas. También creía que las protestas no violentas en Cisjordania serían la semilla de una fuerza política importante para el cambio, y no pude comprender la efectividad del ejército israelí y de la AP para reprimirlas y mantener el status quo.

La Autoridad Palestina siempre fue un híbrido extraño: un estado en espera y un elemento del orden político actual. En la última década, fuimos testigos del colapso de la primera parte; hoy solo queda el segundo. El movimiento nacional palestino se dividió en varias facciones, cada una con su propia agenda política: residentes de Gaza, palestinos de Jerusalén oriental, prisioneros, refugiados, ciudadanos árabes de Israel. Cada uno de estos grupos lleva a cabo luchas colectivas, pero ninguna implica a las demás en ellas. El único grupo que avanzó con éxito su causa fueron los ciudadanos palestinos de Israel. Está claro por qué: a pesar de enfrentarse a la discriminación, todavía están incluidos en el marco de las instituciones democráticas de Israel y han aprendido a aprovechar las limitadas herramientas limitadas que se les ofrecen. Su éxito ha demostrado que no hay sustituto para los derechos civiles; los que carecen de ellos simplemente se quedan atrás.

Para ser justos, no podemos separar la crisis de la política progresista en Israel-Palestina de la crisis global de la política progresista y de izquierda. Culturalmente, a la política progresista le está yendo bien. Pero dentro de las estructuras políticas formales, donde se celebran elecciones y se forman gobiernos, el progresismo está contra las cuerdas. El conflicto palestino-israelí, por supuesto, nunca fue una cuestión puramente cultural. Ya se trate de la solución de uno o dos estados, una confederación o cualquier otra cosa, todas ellas requieren movimientos políticos fuertes y unificados en los que las personas estén dispuestas a cooperar con aquellos que tienen valores diferentes. Deben estar dispuestas a hacer concesiones en cuestiones centrales, ser leales entre sí, seguir a los dirigentes políticos y permanecer enraizados a la realidad sobre el terreno, más que simbólicamente. En una era de política liberal abstracta y egocéntrica, estamos muy lejos de ello.

***

Entonces, ¿qué viene después? Después de estas predicciones fallidas, no tendría sentido añadir otra. De hecho, creo que cualquier sentimiento de "inevitabilidad" en política siempre es parte del problema. Los progresistas han mejorado trabajando en el proceso, muchas veces a expensas de invertir en políticas duras. Todos esperaban que las "fuerzas en el terreno" (o las "fuerzas externas") produjeran cambios, pero no aparecieron tales fuerzas, y cuando las cosas cambiaron, aquellos que se beneficiaron del status quo fueron más rápidos para adaptarse y capitalizarlos.

No obstante, la desaparición de la solución de dos estados en la última década puede no ser un resultado completamente negativo. No estoy seguro de que el modelo de dos estados propuesto en los últimos años, especialmente durante las negociaciones dirigidas por el Secretario de Estado John Kerry, hubiera llevado a una mayor libertad, felicidad, seguridad (para ambos pueblos) y prosperidad. Un pequeño estado palestino con un gran aparato de seguridad interna, apoyado con dinero estadounidense y europeo, se habría parecido mucho a una versión de los estados árabes "moderados": un régimen autoritario que se basa en la persecución de su propio pueblo para permanecer intacto. .

La ventaja de la solución de dos estados era que era una idea simple para la gente, especialmente israelíes y estadounidenses. En la última década, la solución de dos estados paso de ser un programa político a ser una fata morgana: cuanto más te acercabas a ella, más se alejaba. La situación fáctica de un estado, por otro lado, es el desierto donde ahora nos encontramos.

Cualquier plan político debe comenzar por reconocer esta realidad, no con las abstracciones y fantasías de los últimos años. Puede que no tengamos una visión clara del futuro, pero podemos unirnos en torno a lo que está terriblemente mal en el presente. Luchar para poner fin al asedio a Gaza, el aspecto más inhumano del statu quo, sería un buen comienzo.

Notas:

(1) Algunos argumentan que la Autoridad Palestina tiene la culpa del sistema no democrático bajo el cual se encuentran los palestinos, ya que el presidente Abbas no ha querido celebrar hasta hace poco nuevas elecciones. Pero incluso si los palestinos votaran por sus representantes cada pocos años, no podrían participar en la toma de decisiones importantes que moldeen sus vidas, ya que el poder del soberano permanece exclusivamente en Israel. Por ejemplo, el Consejo Legislativo Palestino podría decidir construir una nueva ciudad o invitar a los refugiados palestinos de Siria a establecerse en Cisjordania, pero estas decisiones no tendrían sentido sin el consentimiento de Israel. La Autoridad Palestina puede emitir documentos de viaje a su propia gente, pero sin el consentimiento de Israel no pueden viajar fuera del país, etc.

(2) La comunidad internacional aceptó el asedio como legal. Al cerrar la frontera egipcia o impedir que las flotillas partan de Europa a Gaza (en el caso de Chipre y Grecia), algunos países han ayudado activamente y apoyado el asedio. En cuanto a las operaciones militares, cuando Israel se quedó sin municiones en 2014, la administración de Obama abrió sus propios arsenales de emergencia y proporcionó a las FDI proyectiles de artillería y balas.

 

 

(*) Noam Sheizaf es periodista y editor independiente israelí. Fue director ejecutivo fundador y editor en jefe de +972 Magazine. Antes de unirse a +972, trabajó para el periódico local Ha-ir de Tel Aviv, Ynet, y el diario Maariv, donde su último puesto fue subdirector de la revista del fin de semana.

 

Fuente: https://www.972mag.com/one-state-annexation-decade/

Traducción: Enrique García


Atrás

 

 

 
Imprimir
Atrás

Agrandar texto

Achicar texto

linea separadora
rss RSS